© 2008-2018 by Elite Cyclery.

¡Ponchaduras en tú Bicicleta! 5 Causas que pueden provocarlas.

August 17, 2016

En ciclismo de ruta, triatlón, todo terreno o simplemente recreativo es un dolor de cabeza cuando ponchas, y ponchas y sigues ponchando, es por eso que te ofrecemos este articulo que puede ser de mucha utilidad. Pero de entrada te explicamos, que el que ponches no significa que tu bicicleta sea mala, que tus llantas vengan con fallas de fabrica, o que los dioses no quieren que ruedes, al igual que con las llantas de los carros (o los globos) cualquier objeto filoso en el camino puede causar que ponches, la idea es que sepamos cómo hacer las cosas correctas para evitarlo al máximo.

 

 

 

 

PREGUNTA:  Últimamente: poncho y poncho y sigo ponchando después de cambiar la cámara de mi bici y no puedo encontrar la razón por lo que esto sucede. Es en realidad mala suerte o que algo está mal con mi llanta?

 

RESPUESTA: Es probable que continúes ponchando debido a algunos objetos filosos enterrados en tu llanta. Es posible que algo este mal con tu llanta, tu rin o el modo en que estas colocando tu cámara en la llanta. Estas son las cosas más comunes que podrían estar causando que ponches continuamente y como resolverlas.

 

Posibilidad 1: Algo filoso o puntiagudo esta atorado dentro de la llanta

 

EL PROBLEMA: Si al desmontar la llanta, no remueves el objeto que perforo tu cámara la primera vez, muy probablemente continuara perforando cuanta cámara vuelvas a colocar.

 

LA SOLUCIÓN: Al desmontar la llanta, para reemplazar la cámara, lo primero que tienes que hacer es inspeccionar, por la parte exterior de la llanta, para encontrar el objeto que provoca la perforación. Tienes que retirar cualquier objeto como pedazos de cristal, espinas, clavos, alambres o cualquier otro objeto filoso o puntiagudo que estén enterrados en la llanta. El paso siguiente es pasar tu mano por el interior de la llanta para cerciorarte de que ya no se encuentren pequeños objetos enterrados y con la punta o el filo hacia el interior de la llanta. Después de esto tu llanta estará lista para recibir la nueva cámara después de haber retirado todos los objetos filosos de ella.

 

 

 

 

Posibilidad 2: La vida de tu llanta se termino, el desgaste es demasiado

 

EL PROBLEMA: Si el hule de las llantas está ya muy usado, agrietado y prácticamente si ves la llanta ya puedes ver el aire en su interior, los hilos de las fibras (que pueden ser de kevlar o de metal) que forman la estructura de la llanta pueden quedar expuestos. Cuando eso sucede, la llanta es mucho más susceptible a que se rompa o se perforación. Si la estructura o en si la llanta se agrieta o se abre, la protección de la parte plana se reduce y la cámara puede llegar a estirarse más de sus dimensiones habituales. Ambos casos pueden llevar a ponchaduras.

 

LA SOLUCIÓN: Una vez que la llanta ya está en las ultimas, el alma de la llanta, o la estructura está expuesta. CÁMBIALA por una nueva. Siempre será mejor cambiar la llanta antes que llegue a ese punto. También puedes rotar tus llantas; cuando el hule de la parte de arriba empieza a agrietarse, (en el caso de las bicicletas de montaña, los tacos empiezan a desgastarse) o las llantas empiezan a perder su forma redondeada en el área que toca el suelo, es momento de rotarlas. Tu llanta trasera siempre se desgastara con mucha mayor velocidad que la delantera, por eso rotarlas es una de las mejores soluciones para que duren más.

 

 

 

 

Posibilidad 3: La cámara se pellizca mientras la cambias

 

EL PROBLEMA: Si la cámara es pellizcada con la llanta y el aro (o rin) o con las espátulas, es muy probable de que ponches aun antes de inflarla.

 

LA SOLUCIÓN: Infla la nueva cámara un poco, de tal manera que tome su forma redonda antes de que la pongas dentro de la llanta. Cruza la válvula de la cámara, por el agujero para la válvula que se encuentra en el rin y comienza a meter la cámara dentro de la llanta. al insertar la llanta en el rin, no permitas que ninguna parte de la cámara quede atrapada entre la llanta y el rin. Una vez que comienzas a meter la llanta en el rin, siempre es mas recomendable usar las manos y los dedos, para empujar la pared de la llanta dentro del rin. Si usas una espátula debes de tener mucho cuidado porque basta que la espátula ejerza presión y pellizque la cámara contra la pared rin para hacerle un agujero. Una vez que ya insertaste la llanta dentro del rin, antes de inflar, empuja la válvula de inflado hacia dentro de la llanta, para que las paredes de la llanta en esa área, asienten debajo de la cámara y no sobre ella porque si inflas la llanta y no ha asentado bien la llanta, la presión del aire empujara para afuera del rin la llanta.

 

 

 

 

Posibilidad 4: Rodando con presión baja o golpeando objetos en el camino.

 

EL PROBLEMA: Ponchaduras por presión. Si tus llantas van con baja presión y caes en un agujero, algún defecto del camino, una piedra o cualquier otro objeto que se encuentre en el camino, la llanta se presionara contra el aro o rin, y seguramente poncharas por el impacto entre el suelo y el rin, dejando dos agujeros en la cámara (lo que se llama la mordida de víbora o snake bite)  

 

LA SOLUCIÓN: Revisa la presión de tus llantas regularmente, las llantas gordas (de MTB) pueden rodar a mucho menor presión que las de ruta y triatlón, en ocasiones abajo de 30 libras, pero las llantas para ciclismo de ruta y triatlón no pueden rodar a esa presión. La presión mínima regularmente para las llantas de MTB es de 25 libras, la presión mínima para las llantas de ruta y/o triatlón es de 80 libras, donde también depende mucho el peso del ciclista. La presión normal para rodar debe ser: MTB=30 libras; Ruta y Triatlón 100 libras (te recomendamos mucho revisar la pared lateral de tus llantas ahí te dirá exactamente cuál es la presión mínima y máxima recomendable para tus llantas).

 

Cada vez que vas a rodar en la bicicleta, sea de tri, ruta o MTB, tienes que revisar la presión de tus llantas, y mientras ruedas ver el camino para evitar caer en hoyos, imperfecciones del camino u otros obstáculos. Esto último es la mejor manera de evitar ponchaduras.

 

 

 

 

 

 

Posibilidad 5: La corbata (o cinta de rin) no está cubriendo los agujeros de los rayos.

 

EL PROBLEMA: Los agujeros que tienen los rines o aros para insertar los rayos, pueden ser partes filosas que pueden ponchar la llanta, si no están perfectamente bien cubiertos con la corbata o la cinta específica para estos agujeros. Las corbatas o cintas para agujeros de rayos viejas o ya muy desgastadas no aguantan la presión de inflado de la llanta, provocando que se introduzcan a estos agujeros, aun cuando están cubriendo completamente el agujero. nuevamente creando una parte filosa que puede ponchar tus llantas.

 

LA SOLUCIÓN: Corbata o cinta para huecos de rayos nueva!!!. cuestan aproximadamente entre 100 y 200 pesos. Compra un juego para dos llantas nuevos que sean lo suficiente mente anchos y largas para que cubran toda la superficie interior del aro.

 

 

 

 

 

Please reload

Entradas destacadas

Consejos para rodar bajo lluvia.

September 26, 2016

1/6
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags